desactivar

CDOL en toma

MUY ESTIMADA COMUNIDAD LABBELIANA:

Nuestro país se encuentra en un escenario complejo, con demandas de la sociedad civil que se han manifestado mediante distintas formas de expresión y de la cual nuestra comunidad educativa no está ajena.

Mantuvimos el servicio educativo desde el inicio del conflicto social y tras volver a clases el día 21 de octubre dimos espacios para que nuestros estudiantes, a solicitud del Centro de Alumnos, desarrollaran una jornada de reflexión sobre los hechos ocurridos durante ese fin de semana.

En la semana del 21 al 25 de octubre, fuimos adaptando la jornada de clases a la luz del ambiente de inseguridad externo al colegio, tanto para continuar velando por la seguridad de las personas dentro del establecimiento, como para el desplazamiento a sus hogares. En esa misma semana, se observó un aumento de la asistencia de nuestros estudiantes, situación que confirmaba un ambiente seguro al interior del colegio, en ese mismo sentido, se cumplió con las flexibilidades de control de asistencia, atrasos, repaso de contenidos, servicio de alimentación JUNAEB, etc.

Además se implementó a través de nuestro equipo psicosocial y de los profesores jefes de cada curso, un programa de contención emocional y resolución pacífica de conflictos, adaptada según el nivel y ciclo de los estudiantes.

Posterior al fin de semana largo, de las conmemoraciones religiosas, recuperamos el funcionamiento del colegio, hecho que se expresó en la asistencia de más de un 80% de estudiantes a las actividades y la intención del reinicio de los talleres ACLE y actos de despedida de los cuartos medios. Sin embargo, esta trayectoria se vió alterada el día miércoles 6 de noviembre, tanto con las noticias de tomas en colegios de la comuna, como por la manifestación que realizaron mayoritariamente estudiantes de enseñanza media en toda la ciudad de Iquique y Alto Hospicio.

En nuestro caso, lamentamos la fuga masiva, no autorizada de un grupo de estudiantes (138 alumnos), quienes interrumpieron las actividades escolares, dando paso a la activación del protocolo de emergencia, en el que habiendo informado a la SEREMI y a la Superintendencia de Educación, se procede al retiro del resto de los estudiantes a sus hogares en compañía de sus padres y apoderados, situación que se realizó con rapidez y siempre resguardada por nuestros colaboradores (docentes y asistentes de la educación), especialmente por la amenaza externa de violencia que se estaba evidenciando en los establecimientos educacionales de la comuna.

El mismo día, se adelanta la reunión programada de Consejo Escolar, en la que junto con analizar la situación, se toman acuerdos y decisiones tales como: mantener comunicación oficial con la comunidad educativa a través de la página web del colegio, compromiso de seguir velando por el bienestar y seguridad interna del establecimiento y las personas, no permitir ni autorizar actos agresivos y de violencia, reiterar la custodia del establecimiento por parte de las autoridades de seguridad de la comuna, flexibilidad de los aspectos académicos ante la posibilidad de que las autoridades decretaran medidas extraordinarias como un cierre anticipado del año lectivo, entre otros.

Tras conocerse los hechos de violencia que afectaron a numeros colegios de la comuna, los cuales decidieron suspender sus clases, la Dirección del Colegio Diocesano Obispo Labbé, apoyado por las decisiones de la red comunal de colegios particulares subvencionados de Iquique y nuestra entidad sostenedora, optó por suspender las clases y toda actividad, en especial para prevenir una posible toma de personas ajenas al colegio. Sin embargo el día de ayer, martes 12 de noviembre, un grupo de jóvenes intentó tomar de forma violenta el colegio, saltando las rejas y destruyendo las puertas de aluminio y cristales en el acceso principal, lo cual fue repelido por funcionarios, apoderados y vecinos del sector El Colorado.

En este contexto, agradecemos profundamente los actos de valentía de un grupo de vecinos y apoderados, quienes voluntariamente defendieron a nuestro colegio en los primeros minutos de esta acción vandálica que no pasó a mayores.

Posterior a estos hechos, el Centro de Alumnos y el Centro General de Padres y Apoderados, representados por sus respectivos presidentes, decidieron llevar a cabo la Toma del establecimiento.

En la confianza en que el diálogo y la paz social retorne prontamente al país, mantenemos nuestro compromiso de apertura y escucha con los distintos actores del colegio.

Unidos en oración en este Mes de María, por la Paz en nuestra nación y la protección de toda la comunidad educativa, nos despedimos reiterando que toda información oficial se publica mediante la página web www.cdol.cl.

Atentamente,
DIRECCIÓN CDOL